Tug tug tug

Te despiertas a media noche a causa de ese molesto sonido, —tug, tug, tug. Una y otra vez resonando a lo lejos. Puedes levantarte a averiguar la causa, sin embargo, la pereza puede más y cubres tu cara con la almohada. Pero el sonido aun es fuerte, y das un par de vueltas, hasta que todo vuelve a estar en silencio.

Cierras los ojos, dispuesto a dormir tranquilamente, tener dulces sueños, pero en unos instantes, —tug, tug, tug, resuena el muro junto a tu cama, esta ocasión, se hace evidente que el causante es quien ocupa la otra habitación, pero aun así, no te levantas, solo golpeas la pared y le pides callar.

Aprietas fuerte la almohada contra tu cara, y de pronto se vuelve muy pesada, no puedes quitártela de encima, parece que alguien la empuja contra ti, te roba la respiración, pataleas, manoteas, haces esfuerzos por liberarte, golpeas la pared —tug, tug, tug, pero probablemente, como lo hiciste tú, la persona más cercana a tu habitación, no quiere levantarse de la cama, solo ignora los sonidos y vuelve a dormir. En realidad no importa, ¡ya llegará su turno!

Si no hay nadie más en la casa, entonces el trabajo está hecho, el asesino ha ganado titulares en los periódicos, «Familia completa es asfixiada mientras duerme«. Todo por causa de la pereza… pudiste haberte salvado atendiendo al primer sonido, tal vez también tus familiares estarían vivos.

Pero preferiste cerrar los ojos, y hacerte el dormido.

cuentos de terror tug

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment