Cuentos Cortos

Un hecho prodigioso, relato de las Mil y una noches, noche 351.

Se cuenta la historia de un rico hombre de Bagdag que se quedó sin nada. Pero recibió en sueños un aviso, en el cual una persona le decía: —¡Tu fortuna se encuentra en el Cairo! !Ve, corre a buscarla!—. Esa misma mañana emprendió el viaje al Cairo, llegando al atardecer. Se refugió en una mezquita, cerca de la cual había una casa, en la que Dios dispuso que entraran unos ladrones, y que los habitantes despertaran al escuchar movimiento.
[continue reading…]

Desde muy pequeña, Sara aprendió a hilar con su abuelita; la viejecita le decía que tal y como tejía las prendas, debía hacerlo también con sus sueños, para que le fuera bien en la vida. En un principio, la corta edad de la niña no le dejaba entender muy bien lo que la señora decía, pero a medida que iba creciendo, observaba como todas las cosas tenían que ver unas con otras, y el secreto para continuar, estaba en saber unirlas.
[continue reading…]

Había una vez una princesa poseedora de una gran fortuna; que estando cansado de que la pretendieran tan solo por sus riquezas, mandó publicar que se casaría con quien lograra darle un regalo valioso, que evidenciara ternura y sinceridad. Poco tiempo después, el palacio estuvo lleno flores, cartas de amor y poetas. Resaltando entre todo aquello, se encontraba una simple y sucia piedra. Inmediatamente, se mostró indignada e hizo llamar a autor del regalo.

El joven explicó que ese era su corazón, tan duro como una piedra, pero capaz de ablandarse con el amor. Después solo se marchó, dejando a la princesa muy intrigada. Ella se dedicó por meses a llenarlo de regalos y atenciones, pero su corazón seguía siendo tan duro como la piedra que llevaba siempre la princesa consigo a todos lados. [continue reading…]