Y la reina vendrá

El día se anunciaba con los primeros rayos de sol que atraviesan los cristales, una pareja descansaba plácidamente, abrazados como si fueran uno, sin embargo el hombre se despierta muy contrariado, no reconocía a la bella mujer que estaba a su lado; temía estar perdiendo la razón por haber olvidado la compañía de aquel ángel.

Quiso volver a dormir, pero vio la habitación y tampoco la reconocía, pero extrañamente, sentía apego a cada rincón, como si hubiera detrás una historia, o todo aquello se escondiera en su memoria. Por un momento, la realidad se mezclaba con recuerdos y no podía diferenciar una cosa de la otra. Tratando de explicarse a si mimo, recuperó la calma para entender mejor.

Lentamente, descubrió el rostro de la joven, que permanecía hasta entonces bajo su bella cabellera, antes de alcanzar a verla cerró los ojos, deseando que fuera la dueña de su corazón, aquella que había sido un imposible toda su vida. Abrió los ojos y era ella, su más grande y lejano amor, en ese instante no pudo hacer más que disfrutar. Lo que tanto había soñado, lo que tanto había deseado, lo que tanto había imaginado, ahora estaba sucediendo, y una dulce paz comenzó a fluir en él, quería detener el tiempo y quedarse ahí para siempre.

El día apenas comenzaba, había mucho más que disfrutar a su lado, así que la llamó dulcemente; para ella era un día como cualquier otro, parecía que esa era su vida diaria, así que el muchacho se dejó llevar, de olvidando su vieja memoria para vivir esa, que era lo que realmente deseaba.

reina cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: