Vivir para siempre

En ocasiones la gente disfruta tanto de su vida, que les nace la inquietud de vivir para siempre. La mayoría del tiempo no pasa de un simple deseo, pero, a veces todo cambia si alguien con el poder de cumplirlo está escuchando.

Así le ocurrió a Daniel, un chico bien parecido, heredero de una gran fortuna, la cual le ayudaba a conseguir siempre lo que quería y deseó entonces que las cosas fueran así eternamente. Antes de termina la frase, apareció frente a él un Djinn, uno de estos genios capaces de influir y manipular la mente y el espíritu de las personas para sus propios fines. Este que apareció entre fuego y humo, le proponía cumplirle el deseo de vivir para siempre. Además, otorgarle un par más, para que hiciera de su vida lo que quisiera.

Daniel ni siquiera preguntó los términos del contrato o si existía alguno. Solo dijo si, y el Djinn, le informó que estaba hecho. El muchacho no sintió cambio en su persona, pero al paso de los días, se dio cuenta de que era cierto. En sus borracheras, cayó desde un tercer piso, sufrió un accidente de auto y así en poco tiempo acumuló una larga lista de percances, de los que no salía ileso, pero si vivo a diferencia de los demás que se veían envueltos en ellos.

Sabiendo que viviría para siempre, no le temía a nada y fue haciendo cosas cada vez más osadas, de las que salía tremendamente lastimado, tardando cada vez más en sanar, hasta que llegó el día en que perdió casi la mitad de su cuerpo en la fricción con el pavimento, su condición era deplorable, los médicos no podían entender como aún seguía vivo, sin embargo ahí estaba, sufriendo como nunca había imaginado, y solo el genio podía curarlo; el Djinn le advirtió que solo restaba un deseo y debía tener cuidado, pero el chico no lo pensó mucho, utilizó el segundo cartucho.

En un abrir y cerrar de ojos Daniel estaba de nuevo en la calle continuando con sus locuras, gastó todo el dinero el cirugías de reconstrucción, estéticas y demás para mantener su cuerpo presentable, en el peor de los casos, unido. Pero al paso de los años, estaba completamente en la ruina, y con un estado físico deplorable, sufriendo tremendos dolores.

Fue tiempo de llamar nuevamente al genio, Daniel tenía pensado utilizar su último deseo para restaurar su condición y fortuna, finalmente ya había hecho casi todo lo que quería, pero el genio le hizo saber que solo podía escoger una de ellas, porque cada cosa se manejaba en un deseo separado y a él solo le restaba uno. Entonces el muchacho pidió morir, pues no quería ser un esperpento, pero tampoco quedarse en la ruina, pero esto tampoco aplicaba, no podía anular su primer deseo.

vivir para siempre cuentos cortos

Aprovechando su desesperación, el Djinn ofreció una solución, intercambiar lugares, así Daniel recuperaría su buen estado físico y seguiría viviendo eternamente rodeado de riquezas, además tendría este poder de cumplir deseos. Nuevamente, el muchacho pasó por alto preguntar detalles y al aceptar quedó atrapado una eternidad en un cuerpo inmortal, que no le pertenecía, y rodeado de riquezas que no podía tocar, cumpliendo la voluntad de los demás, porque no podía utilizar los poderes en sí mismo.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: