Vivir para siempre

Hubo una vez una reina que apreciaba mucho su vida, la valoraba tanto que quiso estirarla lo suficiente para disfrutar lo más posible en la tierra. Empezó una gran lucha contra la enfermedad, el sufrimiento y el paso de los años; se negaba a envejecer, enviaba a sus súbditos en búsquedas interminables de cualquier elemento que le ayudase a robarle a la muerte unas horas, unos días, unos años.

En su afán por no aceptar los ciclos de la existencia, probó las formas más extrañas para perpetuarse olvidando por completo a su pueblo, y a su propia familia, fueron ellos quienes envejecieron, enfermaron y murieron, pues reina había utilizado todas las ganancias del reino para sus propios fines, sumiendo a los demás en la pobreza.

Su majestad, logró alargarse la vida, solo para ver el sufrimiento de la gente que la rodeaba; y todos esos largos años de dolor, le ayudaron a entender, que la vida tiene valor por lo que se hace con ella, vivir para siempre no garantiza la felicidad, pues el hombre no está hecho para la inmortalidad, sin embargo, la huella de los buenos actos, puede durar una eternidad.

vivir para siempre cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: