Un reloj particular

cuentos cortos relojEl abuelo Emilio había convocado a toda su familia a una reunión, quería heredarles en vida su posesión más valiosa, todo estaban muy intrigados al respecto, ya que él era un hombre muy rico, a lo largo de su vida había tenido todo lo que quería, y era extraño que existiera solo un objeto que ostentara un título tan meritorio.

Ante las miradas expectantes de todos, puso sobre la mesa una vieja caja de madera, sucia y roída. Al quitar la tapa, descubrió un contador, según explicó a los asistentes, se trataba de un reloj particular, el cual marcaba el tiempo de vida que una persona tenia, tan solo al poner su mano sobre él.

La mayoría se levantaron indignados por aquella broma de mal gusto, los pocos que se quedaron, tuvieron razones diversas, algunos pro respeto al abuelo, otros por interés, el caso es que permanecieron ahí para el resto de la historia.

El anciano puso su mano sobre el reloj, y este marcó tres días, por eso estaba tan apresurado en heredarlo a alguien más. El proceso de elección fue sencillo; aquellos que no querían saber cuándo morirían, tan solo debían marcharse, así quedaron solamente dos de sus nietos, jóvenes de 17 y 18 años, uno de ellos con grandes metas en la vida; el otro, un chico descuidado que solo le ocupaba en vivir el momento, disfrutando de una fortuna que no le pertenecía. La herencia fue para ellos.

Ambos pusieron su mano sobre el reloj, cada uno a su turno; para el chico luchador hubo poco tiempo y para el descuidado fueron bastantes números. Sin embargo para ellos no significó mucho, no creían en las virtudes del aparato, solo querían complacer al abuelo. Pero todo cambió tres días después, cuando el anciano falleció.

Ambos chicos se reunieron para ver lo que harían con el reloj. Ninguno de los dos lo quería, el que supuestamente viviría menos no quería torturarse con esa idea, y al otro no le interesaba pues ya sabía que tenía mucha vida por disfrutar. Así que guardaron la caja en un lugar donde uno no podía entrar sin permiso del otro y continuaron con sus vidas. Pero no de igual manera, El primer chico sabía que tenía poco tiempo para realizar sus sueños, así que trabajó más duro para conseguirlos. Y el otro, se confió demasiado, llenado su vida de excesos.

Al paso de los años, aquel cuya vida estuvo llena de diversión y parrandas, cayó terriblemente enfermo, y se encontraba rogándole al otro ir a buscar la caja. Al tenerla consigo, rápidamente puso su mano sobre ella, y los números habían cambiado, quedaban solo unos meses en su cuenta, así que el otro chico no pudo resistir la curiosidad, puso también su mano y su cuenta se había triplicado.

Con ese cambio de papeles, trataron de descubrir cómo funcionaba aquel aparato, y porque los números ahora eran distintos. Pero en la caja solo pudieron encontrar una inscripción: “Este reloj no fue creado para conocer la duración de la vida. Marca el tiempo que resta para hacer lo mejor con ella”.


2 pensamientos en “Un reloj particular

  1. César Hernández

    Hola que tal, participo en un taller de locución, buscaba un cuento que me agradara mucho para realizar mi primer audio-cuento y he elegido éste, pero para hacer la mención correspondiente me gustaría conocer el nombre del autor, agradecería si me lo proporcionas.

    Responder
    1. Mari Autor

      Hola, nos halaga mucho que te agrade nuestro trabajo, y sobre todo que hayas decidido dar la mención correspondiente. Por nuestra parte estaremos complacidos con que la dirijas a este sitio si no tienes problema con ello.
      Que tengas un buen dia.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>