Un mail de otro tiempo

Adriana estaba realmente intrigada con el email que había recibido en su bandeja de entrada, ya que su cuenta era prácticamente nueva. No se trataba de un aviso de sistema o bienvenida, tampoco pudo habérselo enviado alguno de sus conocidos porque tenía apenas unos minutos de haberla creado y aun no compartía su dirección con ellos.

Por un momento pensó que fue una extraña coincidencia, un plan muy elaborado del universo porque alguien tenía que haber usado esa misma dirección hace tiempo y otro alguien enviar un correo en el momento justo en que la cuenta estuvo activa de nuevo. Aunque no le perteneciera ya a la misma persona.

Pensando en esto, decidió no abrirlo, porque posiblemente era algo privado, pero luego le dio por pensar que pudiera ser importante, tal vez “el alguien” que enviaba el correo necesitaba estar en contacto con el antiguo dueño de esa dirección por algún asunto urgente, y ella interfería en esa comunicación, así que mejor, debía tomar la dirección del remitente y comunicarle que esa cuenta de email tenía un nuevo dueño. De esta forma podría buscar otro medio para comunicarse con la persona que esperaba.

Abrió la ventana de redacción, pero no sabía que poner, el asunto hasta le provocaba algo de ansiedad. Entonces se sintió un poco tonta, y por fin hizo clic para ver el contenido del dichoso email, posiblemente era tan solo una tontería que podría borrar sin el mayor problema.

En ese momento llamaron a la puerta y fue a atender mientras el mensaje cargaba…

Al siguiente día, la encontraron muerta en un parque cercano; las puertas de su casa estaban abiertas y la computadora aun encendida. Se apreciaba en ella un mensaje que decía: “¡Cuidado!, no salgas hoy de casa, él te está esperando”. Firmaba ella misma, ni siquiera tuvo tiempo de notar que el remitente y destinatario eran el mismo. Los investigadores lo encontraron como una broma de muy mal gusto, ya que a parte, también parecía haberse enviado dos semanas después, y eso no era posible.

Lo que ellos no consideraron fue que estaban ante uno de estos extraños casos que algunas veces suceden en el mundo y para los cuales no hay otra explicación más que lo sobrenatural. De alguna forma el espíritu de la chica había encontrado un canal de comunicación con ella misma cuando aún estaba viva, y quiso advertirse. Su mensaje llegó a tiempo, pero probablemente la muchacha ni siquiera lo hubiese creído.

mail de otro tiempo cuentos de terror

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: