Un hecho prodigioso

Un hecho prodigioso, relato de las Mil y una noches, noche 351.

Se cuenta la historia de un rico hombre de Bagdag que se quedó sin nada. Pero recibió en sueños un aviso, en el cual una persona le decía: —¡Tu fortuna se encuentra en el Cairo! !Ve, corre a buscarla!—. Esa misma mañana emprendió el viaje al Cairo, llegando al atardecer. Se refugió en una mezquita, cerca de la cual había una casa, en la que Dios dispuso que entraran unos ladrones, y que los habitantes despertaran al escuchar movimiento.

Los gritos hicieron saber a los ladrones que fueron descubiertos, así que huyeron por la mezquita. El Valí (Gobernador) y sus hombres, alertados también por los gritos de la familia, acudieron en su auxilio y aprendieron al bagdalí que dormía en la mezquita. Los azotes fueron su castigo, y después de tres días de prisión compareció ante la autoridad.

—¿De dónde eres?—.

—De Bagdag—.

—¿Y qué motivos te han traído a El Cairo?—.

—En mis sueños una persona me ha dicho que mi fortuna se encuentra aquí. Al llegar no he encontrado mayor fortuna que los azotes—.

El Valí riendo, dijo que a él también una persona le había hablado en sueños, describiendo una casa en Bagdad, que tenía un manantial en el patio, debajo del cual aguardaba una gran riqueza. Aunque habían sido ya tres veces en que le ordenaba ir por ellas, el jamás se había movido.

Burlándose de él bagdalí por seguir un sueño tonto, le dio un par de monedas para regresar a su ciudad. El hombre tomó las monedas con gusto, pues la casa que el Valí le había descrito era la suya propia. Al llegar al domicilio cavó debajo del manantial y encontró una gran riqueza. De este modo Dios le dio un gran tesoro. Este es un hecho prodigioso.

hecho prodigioso cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment