Panadero

Hubo una vez en un pequeño pueblo un panadero muy famoso; se levantaba muy temprano cada madrugada para encender su horno y preparar la masa. La gente se despertaba entonces con el dulce aroma que entraba por sus ventanas y venían desde muy lejos tan solo para tener la oportunidad de llevarse una pieza de pan.

El hombre vendía cada vez más y gracias a esto podía darle a su familia una buena vida. Viendo el éxito que tenía y aprovechando que a veces no se daba abasto para surtir tantos pedidos, uno de sus vecinos abrió también una panadería. Los primeros días regaló a la gente pruebas gratis de sus productos, hizo promociones, etc. Pero las preferían esperar por el otro panadero. Entonces el vecino empezó a espiar al panadero para ver como preparaba el pan, y así copiarlo.

Pero cada cosa que intentaba fracasaba. El hombre empezó a renegar de su suerte, se había endeudado mucho para poder abrir ese negocio y además consumía tanto su tiempo que tuvo que abandonar su trabajo de años, estaba en realidad frustrado, pues pronto su panadería cerró, y al primer panadero le iba aún mejor.

Se deshizo pensando en que había fallado, pero las cosas en realidad eran sencillas y es que el panadero realmente amaba lo que hacía, jamás lo hizo con la intensión de ser rico; desde muy pequeño descubrió su vocación, sabía lo que quería al crecer, y luchó por ello, para él no se trataba de un trabajo, sino de compartir con los demás algo que le gustaba. Ponía amor en todo lo que hacía, porque estaba verdaderamente contento.

Mientras que para el otro hombre solo fue una oportunidad de negocio, hacia las cosas con la motivación equivocada, se atrapo a sí mismo en algo que no le gustaba, y lo convirtió en una pesadilla. Su camino era en realidad muy distinto y no se puede ser feliz copiando los sueños de los demás, hay que tener los propios.

panadero cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: