Pablito el bajito

Pablito era el niño con menor estatura en el pueblo, a causa de esto lo molestaban mucho y él se sentía acomplejado. No obstante, su madre siempre le decía que la grandeza de las personas se mide desde la cabeza hacia el cielo, y eso lo ponía entonces muy contento.

Poco duraba la alegría pues diariamente se encontraba con alguien que hiciera mofa de su estatura y volvía a casa cabizbajo, y ahí estaba su madre, diciéndole que tal como los perfumes, lo bueno viene en envases pequeños.

Así era cada día; para cada insulto, su madre tenía un alago, hasta que se llegó el momento en que Pablito sintió curiosidad del hecho:

—Mami, ¿Por qué siempre que las personas me dicen algo feo, tú tienes algo bueno para mí?.

—Porque te amo, y te conozco, no quiero que una persona tan valiosa, se sienta menos por las habladurías de la gente.

—Pero ellos tienen razón en lo que dicen, soy muy bajito, y…

—Bajito y nada más, no tiene nada que ver con la clase de persona que eres. ¿Acaso lo que yo te digo son mentiras?.

—Claro que no mamá. No hay nadie que me conozca mejor que tú.

—Entonces no hay porque hacer caso de los comentarios mal intencionados de otras personas, porque entonces llenarás tus oídos de eso y no tendrás tiempo para escucharme a mí.

No hubo más que decir, Pablito entendió que comentarios malos siempre habrá, que uno mismo elige que hacer con ellos, y lo mejor, es ignorarlos si no dejan nada productivo. A final de cuentas, lo que engrandece a una persona son sus actos y no los centímetros que sobresalen del suelo.

pablito el bajito cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: