La hoguera

Era un pueblo como cualquiera, donde toda le gente se conocía. Vivía de la tierra, y unos cuantos oficios extras, no tenían que preocuparse por más, hasta que un día el gobernante murió presa de una terrible enfermedad.

Enviaron a un desconocido, alguien de fuera, que venía con ideas nuevas desde una gran ciudad, mandó pronto a construir una gran hoguera en el centro del pueblo. Después publicó una serie de reglas que colocó fuera de su comisaria. Ahí decía muy claro que aquel que no acatara tales lineamientos, seria quemado en la hoguera a la vista de todos.

La lista en cuestión contenía actividades que ninguna de las personas del pueblo acostumbraba hacer, incluso algunas de ellas ni siquiera las conocían. Pero la paso de los días, las cosas empezaron a cambiar, lo único que el comunicado había logrado era darle a la personas nuevas ideas para conseguir las cosas.

Ya nadie se ocupaba de las cosechas o de los animales, se dedicaron a hurtar, y pelear por lo que querían. En unos cuantos días, la mayoría estaban condenados a la hoguera, todo por culpa del citadino y sus ideas, al menos eso era lo que decía la gente del pueblo. Sin embargo el salió a defenderse, diciendo que las personas benévolas, no son las que hacen buenas cosas todo el tiempo, si no las que no hacen cosas malas aun conociéndolas.

En realidad no era su intención quemarlos a todos en la hoguera, solo intentaba revelar el mal que se escondía dentro de ellos y saber de una buena vez con quien estaba tratando.

hoguera cuentos cortos

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: