La tormenta

cuentos cortos tormentaCaminaban por la calle de siempre. Un poco apresurado porque en la televisión advirtieron sobre una tormenta en las cercanías, aunque el abuelo lo negó rotundamente porque no le dolían los huesos, y siempre que viene la lluvia a él le duelen las corvas.

Al entrar a su casa, detrás de él también vino un viento que azotaba el marco de las ventanas. Aun así, las piernas del abuelo seguían sin mostrar cambio alguno y no se creía eso de la tormenta, ni aun viendo en el cielo una tonalidad violeta.
Sigue leyendo

Dime quien eres

cuentos de amor dime quien eresDime quien eres…exigía el pobre hombre sin distinguir más que una imagen nebulosa rodeada por destellos de luz parda. Pero no obtenía respuesta, la entidad solo se acercaba, lentamente, emitiendo sollozos y sonidos difíciles de entender.

Con desesperación, el anciano intentaba reconocer en la oscuridad aquella extraña presencia que lo acechaba, sin embargo, poco podía averiguar en aquel oscuro callejón con su limitada visión. Lo que sí pudo notar es que la figura se acercaba cada vez más.
Sigue leyendo

La cita

cuentos de amor citaHacía muchos años que Amanda no cumplía esa ceremonia frente al espejo. Lucia nerviosa, jugaba con su fleco moviéndolo de un lado a otro tratando de encontrar el punto justo donde ponerlo, ensayaba su risa, pues temía que esta evidenciara todas las arrugas que había conseguido en los últimos años. Pero al pensar el trabajo que le costó obtenerlas, se dio cuenta que en realidad no le molestaban.
Sigue leyendo

Un misterio

cuentos de terror un misterioEse par de bribones acostumbraban hacer pesadas bromas a cuantas personas pudieran, fueran conocidos o no. Esa actitud solo causaba enfado y pronto nadie los quería cerca. Aun así, se las arreglaban para colarse en las fiestas o reuniones, o cualquier evento al que no habían sido invitados.

En cierta ocasión llegaron a las afueras de la ciudad, después de esconderse en al auto de unos vecinos con la intensión de arruinarles su convivio, sin embargo, los descubrieron a tiempo y sin tentarse el corazón, los dejaron a mitad de la carretera.
Sigue leyendo

El polvo mágico

cuentos infantiles polvo magicoEmilio se encontraba muy nervioso antes de las pruebas para entrar al equipo de basquetbol, pues le habían rechazado más veces de las que quería contar y todo por ser más bajo que los demás, ni si quiera le daban oportunidad de jugar un poco y mostrar lo que sabía, sin embargo, él no se rendía, volvía cada año, para intentarlo con mayor convicción.
Sigue leyendo

La princesa de fuego

cuentos infantiles princesa de fuegoHace mucho, mucho tiempo, hubo una hermosa y sabia princesa que tenía muchos pretendientes. Muchos príncipes llegaban hasta la puerta de su castillo buscando casarse con ella solo para disfrutar de sus riquezas. Sabiendo de sus intenciones, ella proclamó que solo aceptaría a aquel que pudiera darle el regalo más valioso, pero tierno y sincero a la vez.
Sigue leyendo

Directo a la tumba

cuentos cortos tumbaEsa noche se sentía intocable, pensaba que podía hacer lo que le viniera en gana sin recibir castigo alguno, solo porque traía consigo un arma. Así que se dedicó a hacer las maldades de siempre; molestaba a las personas desde su auto, entró a varias tiendas para saquearlas, mostrando en todo momento su pistola para amedrentar a quien estuviera cerca.

Sin embargo, los planes no resultaron como él quería, pasadas algunas horas tenía más de diez patrullas persiguiéndolo por la ciudad aunque se les dificultaba darle alcance. El panorama cambió cuando el auto se detuvo, pues en su apretada agenda de fechorías no se dio tiempo para llenar el tanque.
Sigue leyendo

Esos terribles ojos

cuentos de terror ojosNo lo soporto más, desde hace un par de meses no puedo conciliar el sueño de manera correcta, pues siento sobre mí la mirada siniestra de esos terribles ojos que brillan cada vez que apago la luz. Aun durante el día sé que me observan, conocen cada uno de mis movimientos, saben lo que pienso, así que no puedo combatirlos. Tampoco puedo escapar, es como si estuviesen pegados a mí con un hilo invisible.
Sigue leyendo

La joven de bello rostro

cuentos cortos bello rostroCada tarde al salir del trabajo, Darío pasaba horas en la tienda de discos, no tenía intenciones de comprar algo, solo se acercaba para contemplar a la joven de bello rostro que atendía el lugar, a veces los nervios le traicionaban cuando ella se acercaba y tomaba cualquier articulo antes de que ella le dirigiera la palabra.

Esta actitud se prolongó por meses, en los que el muchacho no reunió el valor suficiente para hablarle, y solo sabía su nombre porque ella lo llevaba en un gafete. Pero, incluso pronunciarlo le causaba cosquillas en el estómago.
Sigue leyendo