Mi pequeña maleta

cuentos cortos maletaTengo una pequeña paleta, para guardar mis sueños, caben dos o tres de ellos, sin son pequeños llevo más. Pesa muy poco, cabe el cualquier lugar, y también es fácil de cargar, así mis sueños van a donde yo voy en todo momento, no se quedan atrás, ni tampoco tengo que arrastrarlos en un enorme morral. Soy muy feliz con mi pequeña maleta, aunque es ligera, también es resistente y mantiene mis sueños a salvo.

Veo a otras personas, con enormes maletas, aún más grandes que ellos, van echando un sueño tras otro sin darse cuenta, pues el espacio es muy grande, luego se vuelve pesada, difícil de cargar, no pueden llevarla consigo, la abandonan en un rincón, y ahí quedan también abandonados sus sueños. Sigue leyendo

Locura temporal

cuentos cortos locura temporalSentada bajo el árbol con la mirada fija hacia la nada, así la veían todos los días desde que su única falleció en un penoso accidente. La gente le hablaba, trataba de conversar con ella, sin embargo no reaccionaba, su mirada seguía clavada en un punto cualquiera allá a lo lejos, como si el mundo no existiera, como si el tiempo no pasara.

Los que se preocupaban por ella, se encargaban de que comiera, de que durmiera, de que siguiera existiendo, aunque la mente se hubiese marchado de su cuerpo. Pasaron así los días, las semanas y los meses, y un día no la vieron más sentada bajo el árbol; la buscaron por todas partes hasta encontrarla tirada sobre la tumba de su hija llorando desconsoladamente. La gente a su alrededor lloraba con ella, pero horas después, intentaban levantarla y llevársela de ahí, sin embargo ella logró quedarse al explicar sus motivos. Sigue leyendo

Zapatillas de ballet

cuentos cortos zapatillas de balletSe estaba hablando mucho de aquellas zapatillas de ballet, unas que traían consigo la fama; se decía que estuvieron en los pies de las bailarinas más exitosas de las últimas décadas, y nombraban como causante de esa hazaña al par de zapatos.

Los llevaban a todas las academias de baile para que las chicas pudiesen admirarlos, y perpetuar su leyenda. A simple vista eran como todas las demás, solamente un poco gastadas por haber pasado por tantos pies. Les permitían a todas las chicas probárselas, aunque se dice que cada una debe adaptarlas para sí misma, estas parecían calzar y ser cómodas para la mayoría de ellas. Sigue leyendo

Incredulidad

cuentos cortos incredulidadEl regalo para los gemelos, fue una habitación para cada uno. Valentina y su hermano habían compartido cuarto desde su nacimiento, y aunque su relación era muy amena, ya era hora de que cada uno tuviera su espacio.

Los llevaron a escoger decoraciones y pasaron varios días trabajando todos juntos en las dos habitaciones. Valentina no dejaba de preguntar cuando estarían listas para mudarse y al cabo de una semana por fin le dieron autorización. Sigue leyendo

Un reloj particular

cuentos cortos relojEl abuelo Emilio había convocado a toda su familia a una reunión, quería heredarles en vida su posesión más valiosa, todo estaban muy intrigados al respecto, ya que él era un hombre muy rico, a lo largo de su vida había tenido todo lo que quería, y era extraño que existiera solo un objeto que ostentara un título tan meritorio.

Ante las miradas expectantes de todos, puso sobre la mesa una vieja caja de madera, sucia y roída. Al quitar la tapa, descubrió un contador, según explicó a los asistentes, se trataba de un reloj particular, el cual marcaba el tiempo de vida que una persona tenia, tan solo al poner su mano sobre él. Sigue leyendo

Simplemente te amo

cuentos cortos simplemente te amoTe amo, es así de simple, no existen otras palabras que puedan expresar mejor todo lo que por ti siento.

Te amo, de una manera que no necesita explicación, porque cualquiera que ha amado antes, puede entenderlo solamente con estas palabras.

Te amo; y tú lo sabes aunque no lo diga, porque mis labios tienen la esencia del amor, mis ojos me delatan, y mi cuerpo solo busca la cercanía del tuyo.

Lo sabes también porque he compartido mi vida contigo y me intereso en la tuya, porque nos apoyamos siempre y hemos crecido juntos. Sigue leyendo

La conclusión de Rafael

cuentos cortos rafaelNo era un día como cualquiera, desde que Rafael salió de la casa lo había notado, todos se saludaban, sonreían, parecían felices. Que contraste con aquellos días en los cuales se andaba a prisa, tropezando unos con otros, sin siquiera pedir disculpas, sin poner atención al entorno por estar clavados en los celulares.

Tan solo a unas calles caminadas, se dio cuenta que los autos iban llenos, los vecinos ofrecían llevarse unos a otros, se abrían las puertas, en el transporte todos cedían sus asientos, los conductores de los vehículos permitían el paso de los peatones. Entre otras cosas extrañas, no había mendigos en la calle, ni personas ociosas, los jóvenes ayudaban a los mayores a cruzar las calles o a cargar sus compras. Sigue leyendo

Zapatillas de ballet

cuentos cortos zapatillas de balletMatilde y su esposo tenían una práctica diaria que no dejaban pasar por nada del mundo, desde que se casaron 60 años atrás, se tomaban de la mano y salían juntos a sentarse en el porche al meterse el Sol. En ese tiempo se hablaban de amor uno a otro, se contaban aventuras pasadas, recordaban toda esa vida juntos.

Pero cuando él murió, la triste mujer no encontró razón para continuar esa costumbre; en su lugar, pasaba la mayor parte del día frente al televisor, tratando de ocultar sus lágrimas. Pero, era algo imposible de ocultar, sobre todo porque estaba rodeada de una gran familia que la amaba, y que por más de veinte años, se las habían arreglado para no dejarlos ni un minuto en soledad, sobre todo ahora que Matilde no tenía su otra mitad. Sigue leyendo

La cola del león

cuentos cortos cola leonEl abuelo de Luis era un experimentado cazador retirado; el chico solo lo sabía por historias que su padre le contaba, ya que el anciano jamás dijo algo al respecto. Entonces a Luis le pareció extraño que no conservara trofeos de sus hazañas, no había ni una sola cabeza de animal empotrada en las paredes, tampoco armas, ni siquiera fotografías.

Había solo una cosa alusiva al tema y el chico la había pasado por alto, hasta que el abuelo se la mostró por si solo tras la insistencia del muchacho por saber sobre ese fascinante episodio de su vida. Lo que tenía el hombre entre sus manos, era una cola, la cola de un León, que conservaba en la pared, en un espacio justo para verla siempre que estaba sentado en su sillón favorito. Sigue leyendo

La candidata ideal

cuentos cortos candidata idealCamila había tomado el empleo de mesera porque necesitaba el ingreso extra de las propinas, al poco tiempo le empezó a ir muy bien, sobre todo porque un cliente era demasiado generoso con ella, las compañeras decían que estaba enamorado por la forma en que la veía, pero a Camila solo le interesaba su trabajo y no le prestó atención de esa manera.

Al paso del tiempo entablaron conversación; entre pláticas la mesera agradeció sus propinas le dijo que planeaba comprar un auto. Entonces el sujeto le dio otra buena noticia, dijo que justamente él estaba intentando vender el suyo y le agradaría mucho que quedara en tan buenas manos, incluso ofreció precio especial solo por tratarse de ella. Sigue leyendo