Cuento de amor en una noche estrellada

Cuento de amor en una noche estrellada

Era la primera vez que Félix viajaba a la gran ciudad, ya que recibido un mensaje de correo electrónico en el cual la empresa a la que había enviado su currículum, le asignó una fecha para una entrevista de trabajo.

Antes del salir de casa revisó la ruta que debía seguir y cargó el mapa en su teléfono inteligente. El trayecto era corto (aproximadamente una hora de camino). Sin embargo, como a la mitad del mismo comenzó a caer una lluvia torrencial.

– Si el agua no aminora, llegaré tarde a mi cita. Ya sé, buscaré alguna ruta alterna que me sirva como atajo. Pensaba en voz alta.

Mientras localizaba nuevos caminos, encendió la radio y se puso a escuchar un programa en el que la gente relataba cuentos románticos.

– Vaya historias que inventan estas personas. A nadie le suceden cosas así en la vida real. Alegaba Félix en lo que su servicio de GPS ubicaba la salida más próxima.

Deambuló varios minutos por veredas inciertas, pues la señal de su localizador satelital era intermitente. Ya cansado de la situación, decidió apagarlo y continuar por su cuenta.

– Ni aunque me vaya en jet, lograre llegar a la hora. Mejor dar un paseo por este lindo lugar.

El pueblecito que tenía frente a sus ojos era como sacado de una postal. Las casitas estaban completamente iluminadas, mientras que sus callejuelas estaban empedradas.

Bajó del auto y empezó a caminar por la calle principal. De repente oyó unos sollozos que procedían de detrás de una fuente. Se acercó y vio en el agua el reflejo de una linda chica de cabellos rojizos quien lloraba desconsolada.

– ¿Qué te ocurre? Preguntó Félix.

La muchacha no dijo nada y siguió llorando amargamente.

En vez de regresar por donde vino, el chico se propuso no marcharse de allí hasta que esa bella criatura volviera a sonreír. Hizo de todo, hasta que la chica mostró sus dientes apretados que brillaban ayudados por la luz de las estrellas.

Ciertamente no sé lo que sucedió, pero después de eso ambos charlaron durante horas y aún hoy en día siguen juntos. Moraleja, los cuentos románticos pueden volverse realidad.

Fábula del corcel que se transformó en penco

Fábula del corcel que se transformó en penco

Sultán era un potrillo que había nacido en una de las caballerizas más imponentes de todo el Reino Unido. Su madre había ganado ya varios derbis, mientras que su padre era poseedor de lo que se conoce como “La triple corona”.

Desde pequeño era arrogante y miraba a todos con desprecio (inclusive a las personas que lo cuidaban y le daban de comer).
Sigue leyendo

La niña de la carretera

La niña de la carretera

La vida nunca es justa para las personas, cuantas personas no mueren sin terminar su misión en la tierra, este es el caso de una pequeña que viajando por la carretera, se salió del coche y fue arrollada por un tráiler, a lo que los padres, nunca se recuperaron jamás.

En esta carretera se empezó a aparecer una pelota por las noches, y siempre se veía una niña por la vía atrás de ella, y cuando los operadores de las grandes maquinas como son los tráileres, trataban de frenar.

A veces sentían que se subía dentro de los camiones de carga, algo que le paso a Agustín Maya, chofer de una línea de transportes de pasajeros, que circulaba por esa carretera ya muy tarde, haciendo caso omiso de las recomendaciones de sus superiores.

Pasando por ese lugar, nunca vio la pelota de la que todos hablaban, pero se dio cuenta que dentro de su espacio algo se movía, no podía quitar la vista de la carretera, pero por el rabillo, vio claramente lo que describió después, a una niña, con vestido largo y blanco y que llevaba una pelota grande.

El susto no lo dejo volver a manejar después de esa experiencia no grata para él, por lo que el tramo de esa carretera, se ha vuelto famoso, para los amantes de lo paranormal.

Después de un tiempo, la niña dicen que encontró el descanso eterno, ya que los padres de la menor, fueron a hacer una misa con un sacerdote amigo de la familia, para que el espíritu del alma en pena de la infante, descansara en paz.

Un hecho prodigioso

hecho prodigioso cuentos cortosUn hecho prodigioso, relato de las Mil y una noches, noche 351.

Se cuenta la historia de un rico hombre de Bagdag que se quedó sin nada. Pero recibió en sueños un aviso, en el cual una persona le decía: —¡Tu fortuna se encuentra en el Cairo! !Ve, corre a buscarla!—. Esa misma mañana emprendió el viaje al Cairo, llegando al atardecer. Se refugió en una mezquita, cerca de la cual había una casa, en la que Dios dispuso que entraran unos ladrones, y que los habitantes despertaran al escuchar movimiento.

Los gritos hicieron saber a los ladrones que fueron descubiertos, así que huyeron por la mezquita. El Valí (Gobernador) y sus hombres, alertados también por los gritos de la familia, acudieron en su auxilio y aprendieron al bagdalí que dormía en la mezquita. Los azotes fueron su castigo, y después de tres días de prisión compareció ante la autoridad. Sigue leyendo

Las píldoras asesinas

Las píldoras asesinas

Erasmo a diario se trasladaba a su sitio de trabajo utilizando el servicio de transporte público conocido con el nombre de “Metro”, pues además de ser una alternativa veloz era económico.

A menudo se entretenía leyendo los anuncios publicitarios que aparecían en los andenes. Algunos se referían a programas de televisión, otros a marcas de comida y otros más a nuevos productos.

Justamente fue uno de los que pertenecían a esta última categoría el que despertó plenamente su curiosidad. Velozmente memorizó el correo electrónico que había en el cartel, para enviar un mensaje durante su hora de descanso.

La respuesta a esta misiva llegó en menos de una semana y dentro del mensaje le indicaban que recibiría en las puertas de su hogar un frasco con pastillas, para que así pudiera iniciar el tratamiento de pérdida de grasa corporal que había solicitado.

Erasmo emocionado esperó a que le entregaran dicha mercancía. Luego de exactamente catorce días, el servicio de paquetería llamó a su puerta y le entregó una pequeña caja de cartón que contenía un frasco con unas píldoras.

El envase no llevaba ningún tipo de dirección y de hecho parecía que había sido llenado a mano. Aun así, el hombre tomó la dosis que le habían señalado y aguardó a ver los cambios que tendría su cuerpo.

Después de las primeras 72 horas, había bajado más de 6 kg, algo inaudito si tomamos en cuenta que continuaba ingiriendo la misma cantidad de alimentos.

Al fin de semana, la pérdida de masa ya era más que evidente, de hecho se le comenzaban a marcar las costillas y hasta le costaba un poco de trabajo respirar, cuestión que le hizo ponerse en alerta.

Llamó al número de emergencias y una ambulancia fue enviada a su domicilio. Posteriormente el personal médico le practicó unos análisis y se percataron de que sus órganos internos habían sido carcomidos por un fortísimo veneno.

La moraleja de esta historia es que no es bueno automedicarse y menos cuando ni siquiera conocemos la procedencia de los medicamentos, ya que como vemos el desenlace puede ser fatal.

La bufanda de los sueños

bufanda cuentos cortosDesde muy pequeña, Sara aprendió a hilar con su abuelita; la viejecita le decía que tal y como tejía las prendas, debía hacerlo también con sus sueños, para que le fuera bien en la vida. En un principio, la corta edad de la niña no le dejaba entender muy bien lo que la señora decía, pero a medida que iba creciendo, observaba como todas las cosas tenían que ver unas con otras, y el secreto para continuar, estaba en saber unirlas.

Cuando entendió esto, prometió a su abuela tejer una bufanda, pero haciendo solo una hilera de puntadas, cada vez que lograra aplicar con éxito su consejo. Pasaron los días, los meses y los años, ella ya era una jovencita y la bufanda seguía aún muy corta. Sigue leyendo

Así fue como Terry se convirtió en superhéroe

Así fue como Terry se convirtió en superhéroe

Terry era un joven zorro obsesionado con el tema de los superhéroes. Un día fue hasta una convención de cómics y en medio de una conferencia irrumpió con una pregunta:

– ¿Se ha fijado que los humanos usan nombres de nuestros congéneres para convertirse en superhéroes?

– En principio no debería molestarme en hablarte, pues has interrumpido lo que estaba diciendo. Aunque por otro lado, tu cuestionamiento me parece interesante. ¿A qué te refieres exactamente? Replicó el expositor.

– Es muy simple. Los humanos tienen un “Hombre Pájaro” que combate el crimen ayudado por un halcón o un “Hombre Murciélago” que protege a una ciudad cuyos edificios tienen estilo gótico. Me gustaría ser alguien como ellos, pero por más que lo intento, la burocracia en el reino animal no me lo permite. Por ejemplo, mis profesores de la universidad me aconsejan que me dedique a hurtarle racimos de uvas a los cuervos. ¿Usted qué opina? Respondió Terry.

– Antes que nada me complace observar que eso de robar no te llame la atención, ya que además de ser malo solo te traería problemas. En segundo lugar, si fueras un superhéroe ¿A qué te dedicarías?

– Obviamente que no combatiría el crimen, pues no cuento con la condición física ideal. Sin embargo, hay un conjunto de actividades que muchos llaman como “chollo de viaje” que está desatendido y que si se toma con la seriedad necesaria, puede beneficiar a todos. Imagine tener traslados en transportación de muy buena calidad a excelentes precios.

– Jajaja, eres muy simpático. Por cierto ¿Cuál es tu nombre?

– Me llamo Terry Fox para servirle.

– Extraordinario Terry, acércate para que te de mi número telefónico y cuando tengas un concepto más aterrizado, por favor no dudes en ponerte en contacto conmigo, pues aunque sea quisiera escribir una tira cómica de tus aventuras.

No pasaron muchos meses, para que Terry se entrevistara con el hombre de la conferencia, sólo que ese día no lo haría como él mismo, sino como su alter ego el temido Zorro del Ahorro, enemigo de los costos excesivos.

La princesa de fuego

princesa de fuego cuentos de hadasHabía una vez una princesa poseedora de una gran fortuna; que estando cansado de que la pretendieran tan solo por sus riquezas, mandó publicar que se casaría con quien lograra darle un regalo valioso, que evidenciara ternura y sinceridad. Poco tiempo después, el palacio estuvo lleno flores, cartas de amor y poetas. Resaltando entre todo aquello, se encontraba una simple y sucia piedra. Inmediatamente, se mostró indignada e hizo llamar a autor del regalo.

El joven explicó que ese era su corazón, tan duro como una piedra, pero capaz de ablandarse con el amor. Después solo se marchó, dejando a la princesa muy intrigada. Ella se dedicó por meses a llenarlo de regalos y atenciones, pero su corazón seguía siendo tan duro como la piedra que llevaba siempre la princesa consigo a todos lados. Sigue leyendo