Esos terribles ojos

cuentos de terror ojosNo lo soporto más, desde hace un par de meses no puedo conciliar el sueño de manera correcta, pues siento sobre mí la mirada siniestra de esos terribles ojos que brillan cada vez que apago la luz. Aun durante el día sé que me observan, conocen cada uno de mis movimientos, saben lo que pienso, así que no puedo combatirlos. Tampoco puedo escapar, es como si estuviesen pegados a mí con un hilo invisible.
Sigue leyendo

La joven de bello rostro

cuentos cortos bello rostroCada tarde al salir del trabajo, Darío pasaba horas en la tienda de discos, no tenía intenciones de comprar algo, solo se acercaba para contemplar a la joven de bello rostro que atendía el lugar, a veces los nervios le traicionaban cuando ella se acercaba y tomaba cualquier articulo antes de que ella le dirigiera la palabra.

Esta actitud se prolongó por meses, en los que el muchacho no reunió el valor suficiente para hablarle, y solo sabía su nombre porque ella lo llevaba en un gafete. Pero, incluso pronunciarlo le causaba cosquillas en el estómago.
Sigue leyendo

La cita por teléfono

cuentos telefonoCaminado por la calle de costumbre, Ramón pateó un celular que se encontraba en el suelo. Al recogerlo, lo primero que hizo fue buscar entre los contactos un lugar a donde llamar para poder devolverlo a su dueño, y marcó a la opción más lógica: “casa”.

Respondió una chica de trato muy amable, y voz tierna, quien dijo ser la dueña del celular, y quiso verlo en un café de esa acera para que le regresara el teléfono. La cita era a las cinco de la tarde, así que todavía faltaban un par de horas. En las cuales, Ramón no pudo resistir la curiosidad, quería saber cómo era la muchacha con la que se encontraría, tal vez podría aprovechar el momento juntos para intentar algo con ella.
Sigue leyendo

Tug tug tug

cuentos de terror tugTe despiertas a media noche a causa de ese molesto sonido, —tug, tug, tug. Una y otra vez resonando a lo lejos. Puedes levantarte a averiguar la causa, sin embargo, la pereza puede más y cubres tu cara con la almohada. Pero el sonido aun es fuerte, y das un par de vueltas, hasta que todo vuelve a estar en silencio.
Sigue leyendo

Para despedir un muerto

cuentos muertoEn vida, don Romualdo siempre expresó su deseo de que nadie estuviese triste en su funeral, pidió que le llevaran la banda y se organizara una gran fiesta; dejó dinero suficiente para que todo se hiciera como dispuso. Sin embargo el avaro hijo, tomó para si todos los fondos, argumentando que le hacía más falta a él que seguía vivo, que a su padre muerto.

Sabiendo esto, la gente de pueblo no dejó que la despedida de su querido viejo, fuera en contra de su voluntad. Todos cooperaron para cumplir sus deseos y dieron en su honor una gran fiesta en la que todos sonrieron a cada momento.

Al siguiente día, encontraron al joven tacaño tirado en el panteón, sobre la tumba su padre, pedía entre lágrimas perdón, uno que nunca obtuvo, pues el demacrado espectro de padre, se postró noche tras noche al pie de su cama, para señalarlo con su dedo acusador.

 

Lo que sucedió una noche

cuentos para pensar nocheAquella noche, los vecinos cercanos fueron alertados por una serie de gritos de auxilio, llamaron a la policía, pero cuando uno de los chicos dijo que la señora Lucero estaba siendo golpeada brutalmente por su marido, no pudieron quedarse sin hacer nada, acudieron a la casa, amenazando con derribarla si no se detenía, sin embargo hizo caso omiso de tales instrucciones.

Cuando la policía llegó, tomaron preso al iracundo hombre, y la señora partió en ambulancia. Fue una noche de desvelo para todos, estaban muy preocupados por la salud de su vecina, ya que la magnitud de sus gritos evidenciaba una grotesca escena.
Sigue leyendo

Un sorbo en blanco y negro

cuentos de amor blanco y negroSentado en el bar, celebraba sus 40 años en compañía de extraños y contando sus penas al cantinero, en su mundo solo existía un pasado eterno, y un futuro incierto, porque su presente lo mantenía siempre turbio, sin querer darse cuenta de ello.

La vida se le escapaba entre trago y trago, añoraba aquellos días de la infancia en los que todo resultaba tan sencillo, el tener que madurar y enfrentarse al mundo no le había resultado muy bien. Hizo lo que se suponía que debía hacer, pero no alcanzó la felicidad prometida. Estudio una buena carrera, consiguió el mejor trabajo, se casó con una bella mujer, procreó tres hermosos hijos, pero ese día de su cumpleaños, se encontraba solo en el bar… acompañado de extraños… su familia completa se fue a vivir a otro país, después de un divorcio que lo dejó en la calle, sus hijos eran interesados confesos, decidieron seguir a su madre, porque ahora ella tenía el dinero. Ni siquiera invirtieron cinco minutos, para al menos fingir preocupación por el hombre que tanto los amaba.
Sigue leyendo

El rescate del padre

cuentos de reflexion padreNunca fue un buen padre, evadía todas las responsabilidades de la familia dejando que mi madre cargara con todo. El fruto de su trabajo lo utilizaba en bebidas y compañías femeninas, pero en aquellos tiempos, como lo dice mi madre, esas eran “cosas de hombres”, algo de lo más normal. A mis cuatro años yo solo sabía que era un tipo extraño, el cual venía a golpear a mi madre, y robarnos el dinero que ganábamos con tanto esfuerzo.

De pronto un día, se fue en busca de aventura, estaba cansado de su vida con nosotros, mi madre por vergüenza, dijo que viajó al otro lado en busca de una mejor vida su familia, y tengo que reconocer que en realidad así sucedió, pues con su ausencia todo fue mejor.
Sigue leyendo

Un amor para siempre

cuentos de amor para siempreSus cuatro hijos insistían en sacarlo de ahí, el hospital no era lugar para él, pues aunque gozaba de buena salud, era ya un poco mayor para estarse exponiendo, sin embargo, él tenía una buena razón para estar ahí, pues su esposa llevaba tres meses internada y no estaba dispuesto a dejarla sola más de lo necesario.

Ningún argumento era válido para que el hombre se alejara de ella, y no pudieron arrancarlo de su lado. Dos o tres veces ella despertaba, lo veían, luego sonreía sin pronunciar palabra alguna, después entrelazaban sus manos y así se quedaban dormidos.
Sigue leyendo

Las gotas saladas

cuentos de amor gotas saladas

Sentada junto a su ventana, recordando el pasado, analizando el presente y vaticinadnos su futuro, Gisela finalmente había tomado la decisión de marcharse. Roberto no era un bueno para ella, constantemente la maltrataba igual de forma física que verbal, luego venía con algún lindo detalle, miles de promesas, cálidos besos y la historia volvía a empezar.

Muchas veces intentó dejarlo, en ocasiones se lo informaba, otras huía en medio de la oscuridad, pero de nada valían aquellos esfuerzos a medias, pues terminaba nuevamente entre sus brazos al amanecer. Ella sabía que todo estaba mal, que él no cambiaría, aun así le daba oportunidad tras oportunidad, pero en esta ocasión se sentía distinta, la necesidad de ser amada de verdad, valía más que mil noches en los brazos de aquel patán.
Sigue leyendo